Llevar una dieta y un estilo de vida saludables es tan importante en la etapa final de tu embarazo como lo fue al principio. Pronto tu bebé triplicará su tamaño, así que sin duda querrás darle toda la nutrición que necesita para continuar con su crecimiento y desarrollo adecuados. Mira aquí algunos consejos útiles.

Consume tus nutrientes: calcio, proteínas y DHA (un ácido graso Omega-3). Los huesos en desarrollo de tu bebé necesitan más calcio, y sus músculos y tejidos necesitan proteínas. En cuanto a su cerebro, un desarrollo rápido y óptimo requiere de DHA (un ácido graso Omega-3). Los expertos recomiendan consumir un multivitamínico prenatal con el que te asegures de recibir la cantidad adecuada de nutrientes esenciales. Además, una dieta rica en nutrientes también puede ayudar a tu cuerpo a recuperarse después de dar a luz. Consume alimentos como carnes magras, legumbres, frjol de soya, pescado y brócoli, entre otros igualmente saludables.

Come en porciones pequeñas pero aumenta la frecuencia. Es posible que para este trimestre hayas ganado entre 4.5 kg y 8 kg, esto es, cerca de medio kilo por semana. Conforme tu bebé crece, quizá no te sientas bien con las 3 comidas normales del día. Si es así, cambia a 5 o 6 comidas o bocadillos ligeros pero nutritivos, repartidos a lo largo del día.

Sigue tomando agua. A pesar de la incomodidad que puedas sentir con la presión creciente en tu vejiga, es importantísimo que bebas al menos 10 vasos de agua al día. Una hidratación apropiada es crucial para el desarrollo de tu bebé y, en tu caso, puede reducir o prevenir el estreñimiento.

Mantén una vida activa. Tu tamaño aumenta casi en la misma proporción que tu movilidad parece reducirse. Sin embargo, es importante que te conserves activa, pues incluso un poco de ejercicio físico contribuye notablemente a la salud y el bienestar, tanto durante el embarazo como después del nacimiento de tu bebé. Tómalo con calma y sigue las recomendaciones de tu médico.