Es probable que recibas consejos de tu médico o familiares sobre la importancia de tener una dieta balanceada complementada con vitaminas durante el embarazo. Consultá a tu médico antes de tomar cualquier suplemento durante esta etapa.
A continuación te mostramos algunos nutrientes esenciales para un mejor desarrollo de tu bebé en el útero.

• DHA: El ácido docosahexaenoico o DHA es un ácido graso omega-3 fundamental para el desarrollo del cerebro y de la visión del bebé. De hecho, es la principal grasa estructural en el cerebro. Podés encontrarlo en pescados grasos de agua fría como el atún claro enlatado, el bagre, el camarón, el salmón y el abadejo.

• Calcio: El calcio fortalece los huesos y juega un papel importante en el sistema nervioso, circulatorio y en los músculos. Dependiendo de tu edad necesitas de 1,000 a 1,300 mg. Podés encontrarlo en productos lácteos, como la leche, yogurt o quesos frescos.

• Hierro: Además del desarrollo muscular, el hierro es necesario para la producción de glóbulos rojos, que juegan un papel clave en el desarrollo del cerebro. La dosis recomendada es de 27 mg al día. Podés encontrarlo en carnes rojas, aves de corral, pescado, espinaca, frutas secas y nueces. Los alimentos ricos en vitamina C ayudan a tu cuerpo a tener una mejor absorción de hierro.

• Ácido fólico: Un estudio demostró que el 50% de los defectos del tubo neural se pueden evitar si las mujeres consumen un suplemento que contenga ácido fólico antes y durante las primeras semanas de embarazo. Los expertos recomiendan un ingesta de 600 a 800 mcg al día ya que promueve la división celular y ayuda al correcto desarrollo de su sistema nervioso. Lo ideal es comenzar por lo menos un mes antes de la concepción del embarazo, porque la columna vertebral y el cerebro comienzan a desarrollarse durante las primeras semanas de embarazo. Podés encontrarlo en cereales, panes fortificados, vegetales de hoja verde, frutas cítricas, maníes y porotos secos.  

• Proteína: Las proteínas son el elemento indispensable para los músculos y órganos, crean anticuerpos, producen hormonas y representan el 75% del tejido corporal. Los profesionales de la salud indican que necesitas ingerir 71 gramos al día, especialmente durante el segundo y tercer trimestre del embarazo debido a que las proteínas estimulan el crecimiento de tu bebé. Algunas buenas fuentes son la carne magra, aves de corral, pescado, huevos, porotos  y productos lácteos (lo mejor es optar por las variedades bajas en grasa).

• Riboflavina (vitamina B2): La vitamina B2 ayuda a producir energía en todas las células del cuerpo. Es necesaria para la función, la oxigenación y la respiración de los tejidos, el metabolismo de las proteínas, la energía y la síntesis hormonal. Los doctores recomiendan que las mujeres embarazadas consuman 1.4 mg de riboflavina al día, y durante la lactancia, 1.6 mg. Contienen este nutriente: Leche, pan, cereales fortificados y las vísceras.

• Selenio: El Selenio ayuda a mantener un sistema inmunológico saludable y funciona como antioxidante para evitar que se dañen las células. También es necesario para el funcionamiento de la tiroides. Durante el embarazo, se recomienda que consumas 60 microgramos de selenio al día, y 70 microgramos al día durante la lactancia.

Contienen este nutriente: Pescado, Mariscos, Carnes rojas, Granos, Huevos, Pollo, Ajo y Panes integrales.

Ante cualquier duda consultá a tu médico

*Acido decosehexaenico.