Es importante que durante el embarazo te alimentes sanamente, ya que de eso depende el desarrollo de tu bebé. Todos los alimentos y nutrimentos que ingieras son importantes para la formación de tu bebé.             

Es probable que obtengas consejos de tu médico sobre una dieta balanceada complementada con vitaminas durante el embarazo. Necesitás cantidades adicionales de ciertos nutrientes, por eso, se recomiendan vitaminas prenatales para mujeres embarazadas. Consultá a tu médico antes de tomar cualquier suplemento durante el embarazo.

A continuación te contamos como algunos nutrimentos son importantes para un mejor desarrollo de tu bebé en el útero.

Calcio  

El calcio fortalece los huesos. Cuando el pequeño no puede obtener suficiente calcio, va a tomar el calcio de tus huesos, y esto no es bueno para vos.

Necesitás de 1,000 a 1,300 mg de calcio al día, dependiendo de tu edad.

Podés encontrarlo en productos lácteos, como la leche, yogur o quesos. El calcio también juega un papel importante en el sistema nervioso, circulatorio y en los músculos.

Hierro

Resulta dificil ingerir suficiente hierro a través de la dieta para satisfacer tus necesidades durante el embarazo; el volumen de sangre aumenta, ya que tu bebé lo necesita para suministrarse de sangre.

Necesitás 27 mg al día. Podés encontrarlo en carnes rojas y aves, pescado, espinaca, frutas secas y nueces. Además del desarrollo muscular, el hierro es necesario para la producción de globulos rojos, que juegan un papel clave en el desarrollo del cerebro de tu bebé.

Ácido Fólico

Ayuda a prevenir defectos del cerebro y columna vertebral en tu bebé.

Necesitás entre 600 y 800 mcg al día. Lo ideal es comenzar a incorporarlo por lo menos un mes antes de la concepción del embarazo, la razón es porque la columna vertebral y el cerebro comienzan a desarrollarse durante las primeras semanas de embarazo.Podés encontrarlo en cereales, panes fortificados, vegetales de hoja verde, frutas cítricas, maní y porotos secos.  

Ayuda a prevenir defectos del tubo neural. Un estudio en los años 90 demostro que el 50% de los defectos del tubo neural se puede evitar si las mujeres consumen un sumplemento recomendado por tu médico que contiene ácido fólico antes y durante las primeras semanas de embarazo. 

DHA

El ácido docosahexaenoico o DHA es un ácido graso omega-3 fundamental para el desarrollo del cerebro del bebé. De hecho, es la principal grasa estructural en el cerebro. Aún no se han establecido las recomendaciones oficiales para la ingesta diaria de DHA, pero algunos grupos de expertos varían de 200 a 300 mg al día para las mujeres embarazadas y lactantes.

Podés encontrarlos en pescados grasos de agua fría como el salmón, el atún rojo, bacalao negro, la sardina, el arenque, mariscos y aceite de hígado de bacalo. 

El DHA es un nutriente clave para el desarrollo del cerebro en el útero, especialmente durante los primeros seis meses de vida. También es necesario para el desarrollo normal de la visión, en concreto, la función de la retina.

Proteína  

Muchas personas afirman sentirse mejor y con más energía cuando tienen suficientes proteínas en su dieta. Tu bebé en crecimiento también necesita proteínas.

Algunas buenas fuentes son la carne vacuna y aves de corral, pescado, clara de huevo y productos lácteos. Especialmente durante el segundo y tercer trimestre del embarazo, el bebé utiliza las proteínas para estimular su crecimiento.