Semanas 23 a 26 del embarazo. Sus músculos se están desarrollando, haciendo sus movimientos más fuertes. Sus pulmones se están preparando para respirar. Tiene un agarre fuerte. Comienza a desarrollar los principios de la memoria. Puede llegar a pesar desde 400 grs hasta casi kilo y medio y medir entre 30 y 40 cms de largo. En esta etapa practicará movimientos que le ayudarán a comer, tomar y respirar.

Desarrollo cerebral. En las semanas 24 y 25, las neuronas (las células que conducen los impulsos nerviosos) pasan por diferentes niveles de su cerebro, lo que le ayudará a establecer vínculos después del nacimiento. Su desarrollo sensorial y cognitivo continuará progresando, con un mejorado sentido del tacto y el oído, lo cual se puede apreciar por la familiaridad que tendrá con una variedad de sonidos. Además en esta etapa comenzará a desarrollar los principios de la memoria y el aprendizaje, lo cual lo ayudará a habituarse.

Desarrollo sensorial y habituación (sintonizarse con el ambiente). Tu bebé está aprendiendo el arte de habituarse, una de las formas más simples de memoria que consiste en "sintonizarse" con el ambiente que lo rodea. Tu bebé continuará desarrollando esta habilidad después del nacimiento, lo cual le permitirá dormir si escucha sonidos familiares como un ventilador o el ruido de la calle. Para la semana 24, el sentido del oído estará completamente desarrollado.

Movimiento fetal. Los movimientos de tu bebé comienzan a notarse más. En esta etapa, tu bebé rueda, se voltea y patea dentro del vientre. Tu bebé está ganando peso, volviéndose cada vez más fuertey desarrollando habilidades motoras. Dependiendo de su taza de crecimiento y tamaño, sus movimientos se alentarán al final del tercer trimestre, cuando tenga menos espacio en donde moverse. Puede que sus habitos de sueño no concuerden con los tuyos.

Desarrollo de los pulmones y sus primeras respiraciones. En esta etapa, los pulmones de tu bebé no funcionan como tal ya que reciben el oxigeno que proviene de ti. Sin embargo, como preparación para respirar, sus pulmones comenzarán a producir una sustancia viscoza llamada surfactante, que cubre las paredes internas de sus sacos pulmonares. El surfactante facilitará la expansión de los pulmones cuando requieran respirar por su cuenta.