• Cargando al bebé

El cuidado de tu bebé requiere que vos y quienes te ayudan lo muevan o trasladen de un lado para otro con alguna frecuencia. Esta situación trae algunos riesgos que puedes prevenir fácilmente: El aspecto más importante para tener en cuenta, es que este proceso lo debes realizar entre siete y diez veces cada día.

  • Hacelo siempre con las manos limpias. Es importante que aprendas las técnicas apropiadas de lavado de las manos y uses jabones o productos apropiados para ello.
  • Protejé la cabeza y el cuello de tu bebé con una de tus manos cuando lo meces, lo cargas o cambias su posición.
  • No sacudas al niño Es una conducta inapropiada que puede provocar daños a veces irreparables en el cerebro del bebé.
  • Durante su transporte fuera de casa debés llevarlo en una silla bien sujetado y con cinturones de seguridad apropiados

• Cómo establecer vínculos y calmar a tu bebé cuando llora. 

La cercanía física promueve una conexión emocional entre el niño y sus padres.

  • Los bebes responden de manera muy favorable al masaje suave de su piel.
  • El llanto del bebé es una forma de comunicar que algo le molesta, por tanto debes revisar que no tenga hambre, que tenga sueño o que requiera un cambio de pañal, o un cambio de posición. Si resuelves esto el bebé se calmara, si no es así y el llanto persiste consultá al médico

• Cambio de Pañal

El aspecto más importante para tener en cuenta, es que este proceso lo debés realizar entre siete y diez veces cada día. Tené a la mano: pañal limpio, pañitos o algodón húmedo, crema antipañalitis y un contenedor apropiado para incluir el pañal sucio.

  • No dejes nunca a tu bebé solo.
  • Aprovechá cada cambio de pañal para ver el aspecto de la piel del bebé.
  • Aplicá cremas que contengan grasas para prevenir la irritación de la piel. Hacelo cada vez que limpies su colita
  • Dejá a tu bebé sin pañal en algún momento del día para permitir el contacto del aire con la piel.
  • Consultá a tu médico si notas cambios de coloración o la aparición de cualquier tipo de lesión.

• El baño

Se recomienda bañar al bebé una vez el ombligo haya sanado completamente.

  • Mientras lo bañas, jamás lo dejes solo. Si tenés que salir con urgencia, envolvelo en una toalla seca y llévalo con vos.
  • Es muy importante evitar que el bebé se enfrié.

• El Sueño

Aunque sientas que el bebé demanda tu presencia y cuidado cada minuto, la realidad es que un recién nacido duerme más o menos 16 horas al día, por períodos de más o menos dos a cuatro horas.

  • En el lugar donde duerme el bebé procurá tener las luces tenues, esto ayudara a regular el sueño.
  • Para que el bebé duerma más tiempo en la noche, tratá de mantenerlo despierto durante el día, hablándole, y jugando con él.
  • No debes preocuparte si tu bebé no duerme toda la noche. Hacia los 3 meses de edad posiblemente lo hará.
  • Se recomienda que el bebé duerma bocarriba sobre su espalda.
  • Todos los juguetes o elementos deben ser retirados de la cuna para evitar sofocación
  • La cabeza del bebé debe alternarse de posición, un día hacia cada lado.

Cualquier duda consultá a tu médico.