El cambiador

Revisá que el cambiador sea resistente, que esté rodeado por barrotes de 5 cm aproximadamente y que la parte superior debe hundirse para que los lados queden ligeramente más altos que el centro.

No dejes a tu hijo solo en el cambiador, aunque tenga cinturón de seguridad y mantené a la mano todo lo que necesitas para cambiarlo (cerca de vos, no del bebé). Los pañales de plástico pueden ser peligrosos porque el bebé puede arrancar un pedazo y tragárselo.

Asiento en el auto

Tu bebé debe viajar siempre en un asiento de seguridad. Si tu asiento tiene más de 10 años, no lo uses.

El lugar más seguro para instalar el asiento de tu bebé es al centro del asiento trasero del auto. Colocalo de manera que tu bebé vea el respaldo del asiento. Cuando crezca, podrás cambiarlo por uno para infantes o por uno convertible, viendo hacia el frente. Nunca pongas un asiento de seguridad en el asiento delantero de un auto, aunque haya un interruptor que te permita desactivar la bolsa de aire.

Seguí las instrucciones del fabricante para colocar el cinturón de seguridad en las ranuras correctas. Es probable que el cinturón de seguridad de tu auto necesite un broche de fijación especial para mantenerlo apretado. Si empujas el asiento hacia atrás y hacia adelante, éste no debe moverse.

Porta-bebés

Busca un porta-bebé de materiales resistentes que le brinde soporte a toda la espalda de tu bebé. Revisa que tu pequeño no pueda salirse por los agujeros de las piernas.

Si el porta-bebé tiene un marco de aluminio, verificá que esté bien acolchonado, por si tu bebé se pega con él.

Revisá las costuras, las correas y los sujetadores con frecuencia

Nunca te agaches con la cintura cuando traigas el portabebé; te puedes lastimar la espalda y el bebé se puede caer. Dobla las rodillas para agacharte.

Siempre amarrá las correas de sujeción, sobre todo cuando tu bebé tenga alrededor de cinco meses (porque a esa edad seguro será muy inquieto).

Acondiciona la casa para tu bebé

Tapa todos los contactos con protectores de plástico y tampoco dejes cables eléctricos en lugares en los que tu bebé los pueda alcanzar. También desconecta todos los aparatos que uses en el baño.

Poné cerraduras a prueba de bebés en todos los cajones y armarios, e instalá puertas de seguridad en la parte superior e inferior de las escaleras.

 Cualquier duda consultá a tu médico.