A continuación te presentamos algunos cambios que podrás experimentar:

• Fatiga: Durante el embarazo, tu cuerpo produce excedentes de progesterona, la cual actúa como sedante. Tu corazón aumenta entre 10 y 15 latidos por minuto para incrementar su suministro de sangre. Sentirás más energía al entrar al cuarto mes, una vez que la placenta del bebé se encuentre formada. Tip: Descansá lo más que puedas, tomá suficiente agua y elegí alimentos nutritivos. Tratá de ejercitarte para obtener energía adicional pero siempre visitá a tu médico antes de empezar cualquier programa de ejercicio.

• Náuseas: Las náuseas del embarazo afectan entre del 50 al 90% de las mujeres embarazadas. El causante es el incremento en los niveles de estrógenos. Tip: Nunca tengas el estómago vacío. Galletas, cereal, té o fruta pueden ayudar a sentar tu estómago. Limitá tu consumo de alimentos altos en grasa o con sabores u olores fuertes. Mantenete siempre hidratada, especialmente si tenés vómitos frecuentes. Consulta a tu médico si tus náuseas o vómitos son severos. Aprende más sobre cómo sobrellevar las náuseas

• Orina frecuente: A medida que el útero aumenta de tamaño, éste pone cada vez más presión en tu vejiga, lo que provoca que tengas necesidad frecuente de orinar. Tip: Limitá tu consumo de líquidos a la noche, especialmente en las horas previas a acostarte.

• Sensibilidad en el pecho: Las hormonas del embarazo pueden provocar hipersensibilidad en tu pecho. Tip: Usa un corpiño con refuerzo, como los sujetadores deportivos, incluso de noche si es necesario.

• Dolor de cabeza y mareos: El incremento en el suministro de sangre así como los altos niveles de hormonas pueden provocar dolores de cabeza y mareos durante los primeros meses del embarazo. A medida que cuerpo se acostumbra a esos niveles de hormonas estos malestares irán desapareciendo. Tip: Para los dolores de cabeza leves, aplicá una compresa tibia en la parte frontal y a los lados de tu cara. Para dolores de cabeza más fuertes utilizá una compresa fría en la parte posterior de tu cuello. Trata de relajarte y mantené estables tus niveles de azúcar consumiendo diversos alimentos durante el día.

• Un consejo sano para tu embarazo: Programá tu primer visita prenatal con tu médico. Es importante consultar a un médico tan pronto como te enteres de tu embarazo. La calidad de la atención que recibas puede ayudar al desarrollo de tu bebé y tu embarazo.

Ante cualquier duda consultá a tu médico.