Los "snacks" son una excelente manera de garantizar que tu pequeño tenga una dieta balanceada y saludable. 

Darle pequeños refrigerios nutritivos entre comidas puede ser muy fácil y divertido, además lo mantendrán alimentado de manera adecuada lo que le brindará un desarrollo y crecimiento sano.

Consejos para un buen refrigerio:

· Intenta que los refrigerios sean alimentos que no hayan sido incluidos en las comidas, como frutas y verduras.

· Los mejores refrigerios son pequeños, nutritivos y pertenecen a uno de los cuatro grupos alimenticios: el grupo de la leche y sus derivados, el grupo de la carne, el grupo de las frutas y verduras y el grupo de los panes y cereales.

· Dale a tu pequeño sus refrigerios una o dos horas antes de las comidas para no quitarle el apetito.

 A continuación te damos sugerencias de alimentos ricos y sanos que tu pequeño seguro disfrutará:

· Fruta picada con yogurt de vainilla.

· Licuado de frutas.

· Galletas integrales con queso.

· Yogurt o leche entera.

· Pan integral.

· Verduras picadas (como zanahorias cortadas en pedazos pequeños con aderezo o queso cottage o requesón).

· Puré de manzana u otras frutas.

· Tazas de fruta.

· Galletas.

· Cereales integrales (solos o con leche entera).

Consulta a tu médico.