Lograr que tu pequeño lleve una dieta balanceada es un desafío pero si tenés un poco de paciencia y creatividad introducir a su dieta nuevos alimentos sólidos puede ser algo muy divertido. Recordá que los hábitos que absorban en esta etapa serán fundamentales para el resto de su vida así que vale la pena el esfuerzo.

Hidratación

  • La hidratación en los chicos es fundamental para su crecimiento.  Evitá las gaseosas y los jugos. El agua es la mejor opción como bebida principal de tu hijo junto con la leche de fórmula.
  • No olvides que en esta etapa tu pequeño puede necesitar que le ayudes a sostener la taza y regularle el flujo del líquido para así evitar accidentes.

Comidas

  • Seguramente en esta etapa tu pequeño es curioso, intrépido y se quiere meter todo a la boca. Ahora es el momento perfecto para que empiece a comer otras cosas, pero siempre dentro de los límites de lo saludable y razonable.
  • Es muy importante que comiences en caso de que le hayas dado lactancia materna o continúes dándole una leche de fórmula a tu hijo y no leche de vaca. La leche de fórmula está adaptada para las necesidades específicas de tu hijo en esta etapa y a diferencia de la de vaca tiene cantidades significativas de:

- MFGM1: juega un papel importante en el desarrollo mental y en el sistema inmune.

- DHA y ARA*: favorecen al desarrollo mental y la visión.

- Prebióticos: promueven un ambiente intestinal saludable que contribuye a fortalecer la función del sistema inmune

- Hierro: contribuye a la concentración.

- Vitamina C, Iodo, Zinc.

  • A esta edad la hora de comer puede ser un momento muy divertido y gratificante. Ofrecele opciones divertidas e incúlcale el gusto por las frutas y las verduras. Si al principio no lo logras, no lo obligues, pero volvé a intentarlo en otra oportunidad. Las investigaciones muestran que los niños pueden necesitar que se les ofrezca un alimento incluso doce veces antes de aceptarlo. 
  • Trata de asociar los alimentos nuevos a sus comidas preferidas, por ejemplo, si le gusta el puré de papas, tal vez le tienta más si le agregas zanahoria. Tratá de cambiar y combinar los alimentos.
  • Usa figuras divertidas: Los moldes para galletas, los cortadores de melón, los cortadores de pizza y las tazas medidoras son herramientas mágicas que tenés a mano. El brócoli es excelente para representar árboles, y el arroz se puede moldear para formar montañas.
  • Utilizá recipientes divertidos: Es increíble lo atractivo que se puede ver un alimento si lo servimos en un florero o en un plato divertido. El truco se encuentra en ser creativa.
  • Dejá que tu pequeño decida cuánto comer. 

Postres

  • Evitá darle postres que contengan un alto contenido de azúcares, harinas y carbohidratos.

La leche materna es el mejor alimento para los lactantes y debe ser la opción preferida siempre que sea posible

Cualquier duda consultá a tu médico.

*Ácido docosehexaenoico y ácido araquidónico.

1 Nombrado MFGM por el fabricante. Concentrado de proteínas de suero.