☆ Amamantar a tu bebé prematuro, ayudará a que tenga un mejor desarrollo y salga antes del hospital. 

☆ Si tu bebé no puede ser amamantado, se recomienda extraer tu leche materna y se la podés dar a través de un pequeño tubo insertado en la nariz o la boca. Tu médico te ayudará a encontrar la mejor forma para asegurar su óptimo desarrollo

☆ Ser mamá primeriza te pondrá en ligeros aprietos, pon el doble de atención en tu bebé, esto te ayudará a identificar más rápido sus necesidades.

☆ Cuando tu bebé duerme puede tener los ojos cerrados pero parecen moverse y hacer muecas, no te preocupes, esto es normal. Aprovechá para descansar.

☆ Cuando estimules a tu bebé hablando, hacelo a través de una voz tranquila y suave.

☆ Vos y tu pareja hagan trabajo en equipo en la alimentación de tu bebé, pueden tener horarios para hacerlo, será satisfactorio para todos. Al llevar a tu bebé en una cangurera, dar caminatas, abrazarlo, cambiar su pañal, bañarlo y manejar otras actividades relacionadas con el bebé, papá puede vincularse con él y también te dará un descanso que seguramente necesitás

☆ Poné mucha atención a las señales que te envía, hambre, sueño, etc. para que siempre puedas atenderlas y quedarte tranquila.

☆ Cualquier alimento que quieras darle a tu bebé, debe ser autorizado por tu pediatra.

☆ En esta etapa nunca le des algo sólido de comer, a menos que el pediatra lo considere necesario y no le des miel a un bebé, ya que ésta puede contener las esporas que causan botulismo. No olvides asistir a los chequeos de rutina mes con mes, son muy importantes para su desarrollo físico y mental

☆ Es muy importante que procures sólo darle leche materna a tu bebé durante los primeros meses de vida. Consultá a tu médico y acuerden un plan de introducción de sólidos adecuado. 

☆ En esta etapa ya no tenés que darle los cereales en papilla. Podés dárselo también con poca azúcar, como hojuelas de maíz o cereal de avena