1.- De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, la leche materna es el mejor alimento para los lactantes y debe ser la opción preferida siempre que sea posible.

2.- Cuando la leche de fórmula es la correcta y es utilizada debidamente, proporciona una alternativa saludable y nutritiva a la leche materna.

3.- Según una encuesta online de Opinaia realizada a 400 madres de entre 20 y 40 años, el 34% de las mujeres argentinas deben abandonar la lactancia cuando vuelven a trabajar debido a que 1 de cada 4 tiene dificultades para combinarla con el trabajo.

4.- La encuesta de Opinaia también indica que un 45% de las mujeres mantiene la lactancia en su regreso al trabajo, pero la combina con leche de fórmula infantil o leche de vaca.

5.- La leche de fórmula debe ser lo más parecida a la leche materna, ésta contiene niveles de DHA y ARA que favorecen un desarrollo neuronal adecuado. El DHA es parte estructural del cerebro.

6.- En los primeros 3 años de edad, las fórmulas infantiles aportan nutrientes importantes que la leche de vaca no contiene, como DHA y prebióticos, así como niveles superiores de hierro, yodo y zinc.

7.- El 60% del peso seco del cerebro está compuesto por grasa. Los ácidos grasos DHA y ARA impulsan su desarrollo durante el embarazo y los primeros años de vida.

8.- El DHA también es importante para el desarrollo de la visión y ejerce una influencia positiva sobre el sistema inmunológico.

9.- La fórmula debe estar adaptada a la edad del bebé, por ello existen fórmulas de inicio, para bebés de 0 a 6 meses; fórmulas de continuación, para bebés de 6 a 12 meses; y leches de crecimiento, para niños de 1 a 3 años. En cada una de estas presentaciones Enfabebé incluye DHA y ARA.

10.- La fórmula líquida de Enfabebé ofrece todos los beneficios de la fórmula en polvo y además se destaca por su absoluta esterilidad y practicidad a la hora de servirla y trasladarla.