Muchos de los reflejos del recién nacido son la forma que tiene el sistema nervioso para que tu bebé pueda protegerse y cuidarse a sí mismo.

Reflejos primarios

Succión

Si tocas o rozas los labios o paladar de tu pequeño, automáticamente empezará a succionar. Esto le permite deglutir y seguro lo tranquilizará.

Búsqueda

Toca la mejilla de tu bebé con un dedo o con tu pezón y volteará hacia él. Éste reflejo de búsqueda le ayuda a encontrar la comida.

Sobresalto

Éstos movimientos y gritos repentinos en respuesta a ruidos fuertes o movimientos rápidos desaparecen en unos meses. ¿Te acuerdas de las patadas en el vientre? pues es un acto similar.

Apoyo y marcha

Si apoyas a tu bebé con un pie plano sobre una superficie firme, adelantará el pie contrario. Pero antes de pensar que tu pequeño rompió algún récord, acuérdate de que este reflejo desaparece aproximadamente a los dos meses y sólo es una respuesta involuntaria, no quiere decir que puedas soltarlo o que está intentando caminar, lo hará a su debido tiempo.

Agarrar o sujetar

Pon tu dedo en la palma de la mano de tu bebé o en la parte inferior de su pie y verás como aprieta los dedos. Te va a impresionar que tenga tanta fuerza a una edad tan temprana.

Prueba los reflejos de tu bebé de manera divertida, toménse su tiempo para conocerse y disfrutar de cada momento junto a él, además, así podrás fortalecer el vínculo que existe entre ustedes.

Recuerda visitar a tu médico, ya que será él quien te pueda garantizar el perfecto estado de salud y desarrollo de tu bebé.

Consulta a tu médico.