Desarrollo de los músculos gruesos

    Si aún no camina, seguro está a punto de lograrlo. Si ya empezó, probablemente no hay nada que lo detenga. Podría estar un poco desconfiado al principio, así que procura que tenga un lugar seguro para practicar y estar atenta de todos sus movimientos para evitar algún accidente. 

    Conforme se sienta más seguro, va a empezar a saltar, a subir las escaleras con un poco de ayuda, ya sea apoyándose de algún barandal, o a subirse en alguna silla bajita. Tal vez quiera repetir la misma actividad 20 veces y no hay problema, siempre y cuando esté seguro.

    En los meses posteriores, conforme mejore su equilibrio para caminar, intentará subir cualquier cosa que pueda escalar. Aunque escale fácilmente, bajar se le hará más difícil. Si quiere subir las escaleras, asegúrate de que haya algún barandal o tenga de donde sujetarse para evitar un accidente.

    A partir del año a los chicos les encanta correr en espacios abiertos por ejemplo, en los estacionamientos por lo que debes matenerlo siempre junto a vos en estos lugares. Tené mucho cuidado.

    Recordá que es una etapa en la que tu pequeño no parará de andar de un lado a otro; explorando, bailando, jugando e intentando cosas nuevas, por lo que deberás estar preparada para seguirle su ritmo, cerciorándote que no exista algún objeto o desnivel donde pudiera llegar a lastimarse.

    Desarrollo de los músculos finos

      Pronto va a poder apilar bloques, garabatear y colocar clavijas en un tablero de madera y en unos pocos meses, tal vez intente dibujar un círculo o una línea vertical. Si le gusta colorear, dale crayones grandes y gruesos y papel, esto le ayudará a mejorar la coordinación entre el ojo, la mano y la atención visual.

      ¿Cómo puede ayudar la nutrición

        Sin una nutrición adecuada, los músculos de tu hijo pueden estar débiles y tener un desarrollo lento. Necesita comer con más frecuencia que vos para satisfacer la demanda de su cuerpo que está en rápido crecimiento. Asegurate de que obtenga la ración correspondiente de comidas nutritivas y balanceadas.

        También podés visitar a su pediatra y comentarle de sus nuevas actividades así podrá brindarte de manera adecuada una dieta balanceada correspondiente a esta etapa.

        Cualquier duda consultá a tu médico.