Independientemente de si tu hijo asiste a preescolar o no, éstas actividades te podrán ayudar a expandir el desarrollo de sus áreas cognitivas, motriz, de comunicación y social.

Áreas cognitivas
Explica tú mismo. Anima a tu bebé a que realice actividades de dos pasos ("Por favor, trae tu libro y en el camino tira esa envoltura en el bote de basura"), esto ayudará a tu hijo a entender y responder a las instrucciones que para él son más complicadas.

¿Qué necesitamos comprar? Pídele a tu hijo que te ayude a hacer la lista del súper y otro tipo de listas de planificación. Por ejemplo, "Vamos a pensar en las diferentes cosas que podemos hacer para la cena de esta semana” o “¿a quién te gustaría tener en tu fiesta de cumpleaños?”.
Visiten zoológicos, museos y bibliotecas. Todas estas excursiones son maneras de exponer a tu niño a nuevas experiencias y nuevos tipos de aprendizaje.
Cuando tu hijo te hace una pregunta a la que no sabes la respuesta, dile: "Vamos a buscarla". Vayan a la biblioteca a buscar un libro sobre el tema o hagan la búsqueda en línea. Con 4 años de edad a menudo muestran una gran curiosidad acerca de grandes temas como la muerte, el espacio, el tiempo y el mundo prehistórico.

Áreas motrices

Salgan a jugar. Ya sea en el jardín o en un parque, dar un paseo por el barrio le ayudará explorar su mundo y también a obtener una buena dosis de ejercicio.
Fomenta su astucia. Mantén un montón de materiales de arte a la mano. Los collages de papel (utilizando papel de color o imágenes de revistas y tijeras especiales para niños), la escultura de arcilla (con arcilla suave o pasta, moldes y herramientas) y la pintura de caballete (con cepillos o pinceles) son actividades que les fascinan a los niños en esta etapa.
Practica con utensilios. Ahora que sus habilidades de motricidad fina y la coordinación mano-ojo han mejorado, tu hijo está listo para aprender a usar una cuchara, tenedor y cuchillo de mesa correctamente. Es probable que tome un poco de práctica antes de que pueda hacerlo con facilidad por su cuenta.
Áreas de comunicación
Lee cuentos. Si están leyendo una historia juntos, mantén a tu hijo ocupado haciendo preguntas: "¿Por qué el perro huye?", "¿A dónde crees que se fue?", "¿Qué crees que pasará después?".
Inventa historias. Cuando tu hijo hace un dibujo, aliéntalo a decir lo que pasa en su animación. Anota sus palabras y léelas de nuevo a él. También puede hacer sus propias historias (o darle un giro a un cuento clásico de hadas), dándole a tu hijo el protagónico de una gran aventura. Pueden hacer una cada noche antes de acostarse donde los dos participen.
Nuevas y malas palabras. No te preocupes si tu hijo escucha y utiliza palabras no aptas para su edad. Maldecir es una conducta normal imitativa. Pero al igual que con las rabietas, es buena idea tomarlo con calma, hazle saber que no es una buena palabra para usar y sigue con otras actividades.
Área social
Sé cariñosa. A medida que tu hijo crece más y se hace más independiente, tu tacto es reconfortante y proporciona una sensación de seguridad.
Administra su enojo. Si tu hijo golpea o tira las cosas en un estado de ira, sosténlo con firmeza pero con calma, para que pueda recuperar el control de sus emociones. Hazle saber que lo que está haciendo no es aceptable. Cuando él esté tranquilo, pueden hablar de otra manera en la que podría desahogar la ira y la frustración como golpear una almohada, corriendo por el patio y expresar sus sentimientos con palabras.
Haz de la limpieza algo divertido. Usa un cronómetro y ponlo durante tres minutos, reta a tu hijo a ver cuántos bloques puede recoger en ese tiempo. A los niños les gusta ser útiles y contribuir con la familia; la mejor manera de inculcar el hábito de recoger por sí mismos es hacer de la limpieza una actividad agradable y divertida.
Alaba el buen comportamiento. Dile a tu hijo cuando se ha comportado bien en público o mientras juega con un amigo. Tus palabras y abrazos amorosos son todo lo que necesita para el refuerzo positivo; sin embargo, él no necesita una golosina o juguete nuevo como premio.

Consulta a tu médico.